Inspirada por la actitud de algunos personajes femeninos del libro de relatos “amantes y enemigos” de Rosa Montero, la geometría de esta serie de objetos, entre la plateriá y la joyería, traza una ilustración onírica del desarrollo natural de la perla y su entorno subacuático.

La colección propone el rediseño de los clásicos pendientes de perlas, enmarcándolas, evocando su origen natural. Conchas esquematizadas que presentan su pequeño tesoro. Colgantes vivos que buscan su equilibrio en el balanceo sobre el pecho, como algas al cadencioso son de las olas. Anillos abiertos y adaptables que conquistan la mano como un coral construye su arrecife.

Todas las piezas de esta serie han sido editadas en plata, esmaltes en frío y perlas cultivadas. Todas las perlas van montadas sobre un pasador soldado al metal, lo que las asegura firmemente a su base.

Anuncios