La colección EL JARDÍN DE LAS DELICIAS está inspirada en el lenguaje formal desarrollado por el pintor flamenco Hieronymus Van Aeken Bosch, El Bosco, en el tríptico del mismo nombre. Esta obra, que permanece expuesta en el Museo del Prado en Madrid, representa la creación del mundo, la aparición de los pecados capitales, como principal protagonista a la lujuria, y sus consecuencias ultra terrenales.

La colección trabaja el lenguaje formal de los encuentros y crecimientos vegetales, del surrealismo a través de la forma, del movimiento, del nacimiento y la decadencia, de la materia y el vacío, del color como mensaje, del simbolismo extremo.

Anuncios